martes, 8 de diciembre de 2015

Cierre 2015 con fueguito de ilusión

Y no, no fue como Talleres en Córdoba. Bue, maso, porque para recordar aquella gesta heroica, nadie de los que ahora elogian al Bocha y a sus siete compañeros, se detienen a hablar de un bochornoso arbitraje que intentó enterrar al Rojo, para la gracia divina del Interior.
Pero ese fuego, no se le borra ni a propios ni a detractores.
No pudo ser en el cilindro, los artilugios de Lousteau tuvieron escasos 3 minutos de vencimiento. Igual, alcanzaron, alcanzaron para decir mucho si nombres rutilantes pero con una búsqueda de juego digno. "Che, loco, la verdad me gustó mucho Independiente", me soltó un colega bostero, contento con el partido y el buen juego. Y con dos tipos menos, un estadio a pedir del presidente del Colegio de árbitros (hablo del también presidente de Racing, no de Patricio) y la recurrente militancia antirroja de medios varios (¿vieron cómo destruyeron los barras de la guardia imperial, la sala de los laburantes visitantes?, ¿van a pedir sanciones a cuatro voces contra el club?), el  Rojo se mostró vivo, aún después del posterior y forzado oole de un rival que sólo en una ocasión logró un toque con cinco pases.
Los memoriosos pueden revisar (en su retina o en el archivo) aquella triple pared entre Outes, Biondi, Bertoni y el Bocha y hasta comparar este mini encuentro del Cebolla, Benítez y Lucero ingresando por el centro del área rival. Exageraciones que hacen al diminutivo (fueguito), lo que no implica borrar la llama.
Cerramos un año sin Libertadores, a sufrir como dicen nuestros rivales todos, desde la tele.
Este 2015, sin embargo, pinta como un año para separar lo bueno de lo que jode. Por ejemplo, a los hinchas que destruyen jugadores y hablan como empresarios al momento de pedir cambios o nuevos, este portal les pide que hagan de sus trapos un bollo, les mandamos muchos saludos.
A los que entendieron que Pellegrino comenzó un camino, bienvenidos. Ojo, no se trata de ser obsecuente ni obediente, pero sí de valorar el trabajo en equipo, el esfuerzo compartido. Hubo muchos errores, mucho banco castigo, mucha lesión previsible (apurando o forzando demasiado a los referentes) y hasta falta alguna autocrítica o trabajo diferenciado por parte del arquero. Independiente necesita que el Ruso de un salto de calidad y acaso eso implique un esfuerzo o preparación distinta. Es la mejor manera de cerrarnos la boca a todos.
Una llama de esperanza para no descartar, sería pensarlo a Gabi Milito como manager del Rojo. Qué buena química haría con Longaniza y hasta con Berón en las inferiores. Se imaginan a estos tres y con Griffa con los pibes. Claro que para esto la dirigencia también debe cambiar. Menos nombres, cero puteada vía twitter y más presencia en las decisiones concretas de AFA. Si no, será esta entidad y los socios mafiosos del fútbol, quienes le pasarán el camión por encima. Puede ocurrir.
Ojalá el 2016 encarrile los números raros de este año. Que el torneo corto sea nuestro, que las paredes se multipliquen, que vuelvan Vera y Albertengo, que Martín Benítez y el resto nos vuelva a demostrar el espíritu tesonero. Bueno, que en definitiva, el fuego sagrado prenda nuevamente.
El fueguito fue un buen principio.
Aunque ellos no entienden nada
Hacelo Rojo, por tu gente.









https://www.youtube.com/watch?v=82gN7xoMYPM

lunes, 9 de noviembre de 2015

Cuestión de conciencia

Minuto 94, doy vueltas con el auto escuchando el fnal del partido.
Ya esquivé un par de radios que afanosamente minimizan el esfuerzo del equipo de Pellegrino.
Cuando la pelota la dominan los nuestros, ellos te tiran de una que es un partido aburrido.
Vélez siempre es un dolor de esos. Ni en baja podemos embocarlos.
Y mientras uno grita como un demente que sí, que esta noche calurosa de noviembre, se va a cortar.
Se entera que hay penal y, automáticamente, el relator cuenta que un corte en el rostro del defensor contrario indica que el árbitro se equivocó. Hay momentos en que los periodistas se anticipan a nuestro esfuerzo. Como si te gritaran orsay, antes de que puedas tirar un centro.
El problema no es el penal (ya seguiré con el tema), ni el tumulto donde, según el comentarista de la Red, falta poco menos que el grupo GEO para que intervenga contra el plantel y los suplentes de Vélez. Exageran, claro está, hay que compensar la desgraciada semana (si no el año) con un Boca, tocado por esa varita que nada tiene de magia.
Hay que tapar que el amigo Victor Blanco tendrá la posibilidad de impartir justicia a futuro inmediato. El presidente de la contra, está a cargo del Colegio de árbitros, así que como en otras ocasiones, mejor abrir paraguas.



El problema, en verdad es interno, se llama Ruso Rodríguez, el pato de la boda, a quienes toodos los hinchas se esmeran por castigar. Le pegan por no salir, por el penal contra el homónimo de Santa Fe, le pegan por rubiecito canchero (hagámonos cargo que es por eso), aunque se les caiga la baba por el arquero alemán. Le pegan por su pegada ¿realmente alguien de Independiente recuerda un guardametas con semejantes características, un tipo capaz de emular a Chilavert, pero con clase?.
Bueno, le pegan porque no sale, porque es arquero, por querer limpiar el pasado reciente doloroso, porque es un pendejo, porque qué se yo por qué le pegan.
En definitiva y eso es lo que más me duele del hincha, le pegan porque es de la cantera, porque es nuestro. Casi funcionales con los detractores de otras veredas.
Pienso en el Ruso, en si se va a animar, si la presión, que lo patee otro ¿quién? Pero no, cuando la transmisión continúa, después de relatar la casi hemorragia cerebral que padece el desafortunado y vencido defensor,  (prácticamente piden el ingreso del SAME, mientras el tipo está bardeando al árbitro y apretándose la nariz para que salga más sangre) cuando la transmisión seguía, cuento, el Ruso sin compasión, deja a la figura del encuentro, Alan Aguerre, estampado como una de las de Correo Argentino. Ahí andan los hinchas diciendo que es un buen arquero, el pibe que no pudo hacer nada.
Después en casa llego justo para ver el gol y sobretodo la eterna carrera acompañada con el grito del Ruso como quien tiene ganas de dar su propia vuelta olímpica. El pibe tiene huevos y eso molesta. Algunos creen que esa imagen sólo le cabe al flaco Islas, a quien uno respeta pero que nos ha dejado en más de una oportunidad callados, para los memoriosos. Mundial, goles recibidos de arco a arco (no sólo de Chila) y mocos mediante. Recuerden a Ustari, de paso, el pibe crack que besó la de boquita, cuando el Rojo lo esperaba en silencio (y no hablo del pase, al club de la ribera, si no a ese gesto innnecesario de gritar un gol en contra nuestro, bien tribunero, demágógico con su eventual casa nueva).
Bueno son muchas cosas, no? Ahí, feliz, el plantel de Fútbol permitido se reacomoda para pedir un móvil desde Avellaneda. No, no es que el equipo del jefe juegue de local, si no que van directo al vestuario de Vélez, clamando justicia. Un amigo pincharrata me manda un mensaje y me habla de robo.
Veo la jugada como diez veces, hoy lo escuché a Arcucci con Varsky, el rojo para el editor de LN no es santo de su devoción, pero admite que fue penal, lo mismo que los chicos de Paso a Paso. También uno de los panelistas de la teve pública, coincide frente a la mirada antipática del entorno.
Adentro de la Liguilla.
"Ganar así, ensucia un poco todo lo que hicimos", asume siempre sabio Fede Mancuello, quien para exorcizar la noche difícil de su amigo Rodríguez aclara: "bueno, contame cómo es Ruso que te puteen, porque a mí nunca me pasó", revela el capitán la charla de vestuario, riéndose también de su mentira. Y yo celebro que estos tipos sean del Rojo. "Escuché los silbidos, pero Independiente es mucho más grande que todo eso" , declara también el goleador de la noche, para  fastidio de la TV Pública.
Hoy Olé, cumple con su mandato comercial, se queja por el gol. Lo seguirán otros, a mí, poco me importa.
Sí me importan los tipos que declaran. Que no careteean, los referentes o el mismo Pellegrino. "Siempre estamos acostumbrados a buscar culpables, en un juego de equipo, la responsabilidad siempre es compartida", comenta. Y yo pienso que en la vida es un todo. Y como hincha, como quien quiere a la comunidad Roja, como quien ama los valores arprendidos de Independiente, sabe que también tiene una responsabilidad. Cuestión de conciencia.

jueves, 8 de octubre de 2015

Periodización táctica-Xavi Tamarit

 (nota de ole para entender el presente)

"No somos ciegos a la filosofía del club"

Xavi Tamarit, ayudante de Pellegrino, influye en la idea de juego del Rojo a través de un moderno sistema de entrenamiento.


Es mucho más que un ayudante de campo. Xavi Tamarit tiene injerencia en la idea de juego del Rojo mediante la aplicación de los principios de la “periodización táctica”, un sistema de entrenamiento innovador. Nacido hace 33 años en Sedaví, un pueblo español de 10.000 habitantes, llegó al fútbol argentino de la mano de Pellegrino, con quien forjó una amistad durante su paso por Valencia. Jamás llegó a ser futbolista profesional a pesar de que se reconoce como un wing derecho que terminó relegado a la cueva durante su paso por la tercera división del fútbol valenciano. Hijo de un periodista deportivo, decidió comenzar su camino a los 22 años, cuando desencantado por los métodos de entrenamiento, tomó la determinación de largar la práctica deportiva amateur y partir hacia Portugal para estudiar Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Es allí donde conoció al profesor Vítor Frade, el padre de la metodología que hoy se aplica en el Rojo.
Luego de trabajar como entrenador formativo y coordinador de las Inferiores de Valencia, Pellegrino se acercó a él para que lo acompañara en su primera experiencia como DT. “Mauricio no es un tipo común en el mundo del fútbol. Es muy culto, siempre está con un libro bajo el brazo. El se acercó a mí porque es curioso, me preguntó el porqué de mi forma de trabajo, me empezó a invitar a su casa para conversar y no nos separamos más”, le contó Tamarit a Olé . “Cuando me propuso venir a trabajar a la Argentina no lo dudé. Siempre soñé con conocer Buenos Aires por su cultura y la faceta artística de esta ciudad. Admiro su música, empezando por Calamaro, y el cine”, relató.
-Resumí en qué consiste la periodización táctica.
-Es una lógica de trabajo revolucionaria, distinta a la convencional. No es un modelo de juego, sino una forma de entrenar que se basa en principios metodológicos que permiten llegar a una forma de juego.
-¿En qué se basan esos principios?
-La idea es no disociar la preparación física de la futbolística. Debemos lograr que el organismo del jugador sea eficiente para lo que demanda esta competición, no para correr una maratón. No es lógico que la preparación de un defensor sea igual a la de un delantero. Además, lo que intentamos es recrear en la práctica situaciones del juego, mediante la repetición sistemática de acciones que pueden darse en un partido, para generar hábitos que permitan tener mejores respuestas. En el fútbol, el 90% de las decisiones pertenecen al subconsciente, no se decide en el momento. Por eso, si no lo entrenás, no respondés de forma adecuada.
-¿El método de trabajo de Independiente se rige bajo esos principios?
-Sí, y el equipo está cada vez más cerca de lo que pretendemos, pero nos falta prepararnos mentalmente para estar entre los mejores de Sudamérica.
-¿Trabajan igual acá que en Estudiantes?
-Es que un técnico no puede desentenderse del medio ambiente al que va. El modelo de juego debe estar condicionado por la cultura del país, de la institución, las características y el nivel de los jugadores. No somos ciegos a la filosofía del club. Acá, por ejemplo, contamos con defensores más rápidos y la última línea juega 30 metros más adelante que en Estudiantes. Nuestra idea es forzar el error del rival y que el juego sea lo más parecido posible a lo que la gente quiere. Este club tiene una cultura muy enraizada.
-¿Cómo se evita la desconfianza del futbolista ante lo desconocido?
-Es más complicado eliminar malos hábitos viejos que asimilar los nuevos. No cambiamos todo, mantuvimos cosas eficaces del ciclo de Almirón. Pero los conceptos hay que inculcarlos en pequeñas dosis para evitar la confusión. Si vas muy rápido, los jugadores empiezan a hacer mal lo nuevo y lo que antes hacían bien. Los futbolistas están habituados a entrenar la parte física y lo futbolístico por separado. Y eso no se cambia en dos meses. Nos falta mucho, pero la meta de esta transición es que la gente reconozca a Independiente por su juego, sin necesidad de ver la camiseta.

lunes, 5 de octubre de 2015

El buen pie no se debate

Pasaron casi 14 horas de la impresionante lección de fútbol que dio Independiente al último Campeón de América y un poco menos del velorio que me tocó abandonar en Crucesita, allá en mi lugar de trabajo.
Entonces, el editor del diario, sabía de antemano que "a como de lugar", su tapa era Tévez.
La foto grande que vi posteriormente, surgía como ícono impuesto, luego de un partido feo, absolutamente feo entre los bosteros y el, hoy sí descendido Crucero del Norte.
Los racinguistas de la redacción, maldicen primero a Tagliafico, después se mofan de la risa aniñada de Benítez, tras el penal tonto del lateral de River y luego, como otros gallinas, bosteros y cuervos de la tropa, agachan la cabeza.
Está el debate político pero es soporífero y atrapa tanto o menos que el bodrio de la bombonera.
En cambio, el Rojo embellece la jornada, para los hinchas sobretodo y para los nostálgicos del deporte con buen pie.
Admito que no es tan intenso como el del sábado entre San Lorenzo y los Canallas, pero hay buen juego. A los multitoques del equipo que porta una casaca con cordones y encanto retro, le contraponen la habilidad de Pity Martínez y Piscu. Bue, en los papeles. Mi equipo está endiablado, caliente digamos por la cantidad incontable de goles que se pierde, especialmente el Pelado Vera, "mostro" en esto de apurar a los defensores. Los laterales como vienen haciéndolo, se comen a los que intentan atacar. El medio manda con carácter y el Ruso tapó una para acallar a sus amargos detractores.
Como mi tele va 8 segundos adelante que las del resto, miro el partido sin volumen. Un placer, si considero que está Titi (muy amable siempre con la parcialidad millonaria), Diego Latorre (rasinguista de corazón y tiramerdis histórico) y toda la construcción simbólica maximizada de FPT, quienes de sufrir una desgracia dedicarían largos minutos para golpearnos. No es este el día, ni el caso.
Cebolla y Trejo bailan, o mejor dicho viborean en el verde césped. Ortiz, sí el marciano, aterrizó hace rato a nuestro paladar y la Roja no le pesa. (Saludos a Marón) Jesús, ya tiró tempranito un centro para el gol del "mejor lateral izquierdo de los últimos 15 años" (según describió el siempre atinado RSVolpi, que no falla) y el 2 a 0, como siempre y contra nuestro bisabuelo futbolero, parece corto.
Mi amigo Juan Salatino, hincha de la banda, pero primo de blanca y celeste, me acota siempre que puede cada detalle esperando una falla roja, un regalo de Pitana (nunca estuvo tan gentil con nosotros, lo admito) pero no llega.
"Así no", suelta "River perdé con 11, no con uno menos", agrega después de la expulsión y no sé si está llorando. "Falta mlucho", predice provocador y lo reconozco, acaso temeroso.
Barovero está más torpe y trapito que nunca, nuestro Ruso ya lo dejó posando al patearle el penal y generó un rumor en una jugada ídem, según nuestros críticos, apenas arrancó el segundo tiempo. Yo veo una patita turrezca de Driussi y otro hincha rojo me pide que no me enceguezca. Insisto, pero ya fue.


Rodriguez Saa y Mauri se disputan el tono del Pare de sufrir, en sendos atriles y Stolbizer es la voz disonante "Con Margarita llegó el énfasis", tuitea una colega y yo no tengo ganas de pelear, desde mi ideología. También leo algunos cómo se ensañan con el pibe Del Caño y a mi me gusta que, entre tantas voces armadas, odas contra el narcotráfico y el cuco de la violencia, alguien salga a bancar a los maestros.
Viruta Vera ya pegó un tiro en el travesaño, es claro, como diagnosticó Lord Jim, astrólogo de la familia, que la noche no será completa para el delantero capricorniano. "Hoy la luna pasa por géminis", me había asegurado Nico en Ránelagh, mencionando a Benítez y Pellerano. Sin embargo, apenas comenzó el partido me advirtió por celu "guarda, cambió la luna, es cáncer, el Ruso Rodríguez", aclaró casi acertando.
Pero igual, decía, ya estoy en el segundo tiempo. Ni el mejor jugador de River de los últimos dos años, Carlos Sánchez, ni Mora nos perturban. Mi último ídolo, Pellegrino les pide una y otra vez que aprieten la salida, que no se retrasen. El Fede ya está en cancha por el Tucu Trejo, de buen partido.
Mancuello tuvo su corner olímpico, que la Tevé Pública eludió pa ningunearlo, así y todo, su gol estuvo cerca.
Lucero vuelve a iluminarse y corona el tercero. Juancito ya no me escribe y Real Time que ensalzaba el rating del debate, hace caso omiso de los 16 puntos que logra Independiente en la pantalla (si consideramos a los rivales, con ganas de apagar la tele)
La fiesta es completa y yo me voy más tarde del trabajo a casa. Las radios, como los canales, continúan con su programación habitual, cosa que no harían si hubiésemos sido nosotros los que nos llevamos a casa la tricota.
Gallardo me confirma que es un señor técnico y asume el buen juego rojo y hasta proyecta un potencial encuentro a futuro, quizás en la Sudamericana.
Alina tiene ganas de hablar de Racing, por pedido de su cucaracha, pero sabe que esta noche ha sido bien roja. El informe en Avellaneda debe haber sido más corto que Vélez-Chicago. El Show del Fútbol le cedió la fecha a Majul y el petiso gallina no pierde la ocasión, porque mejor hablar de Massa (abonado de América) que del maso que se comió su gran campeón.
Paso a Paso supera la medianoche para hablar de Independiente y Mariano Closs ya lo hizo mientras yo regresaba. Entre los goles, destacan el de Patronato, con tal de evitar cualquier elogio (exagero un poco pero fue más o menos así)
La conferencia de Pellegrino, pone paños fríos, le pasa el trapo a los que buscan roña, el cancionero de siempre su bandera, o "si hubiese agarrado antes", "es el mismo cuento de 'si mi abuelita', suelta". Alguien recuerda a Albertengo, yo también.
Ahora, al mediodía, me deleitaré con los cinco gordos hablando de fútbol de la tele. Ya escribí una nota sobre Dross, pispeé los comentarios en twitter, oí como Arcucci esquivó el asunto Independiente en No somos nadie (o describió muuuy rapidito), confirmé que las tapas de los diarios dedicarían menos centímetros a nosotros, pero no desesperé: la gesta heróica del Rojo en Córdoba en su  momento fue minimizada por un cuarto puesto del Lole Reutemann y no sé cuántos elogios de los diarios a la dictadura de entonces.
Me voy a almorzar pipón. Independiente es el único que le metió tres al River del Muñeco en partidos oficiales, número que no conseguíamos desde el 50 y con un plantel que agigante nuestro regreso.
Paladar, insisto, que le dicen.
Ah, feliz cumpleaños Mister




martes, 22 de septiembre de 2015

Cebolla, el Chichongo y el por qué de venir al Rojo




El Chichongo. Así se llama el campo que posee en las afueras de Juan Lacaze, pueblo uruguayo donde nació Cristian Rodríguez hace 29 años. El hijo de Carlos, empleado de una papelera, y de Viviana, ama de casa, soñaba desde pequeño con ser jugador y comprarse un establecimiento que reuniera sus pasiones: familia, caballos, asado, mate, candombe y fútbol. Siendo un niño, lleno de ilusiones, caminaba por las calles junto a un amigo inseparable: “Chichongo era un perro de mi infancia, muy conocido en el pueblo porque iba conmigo a la escuela, al campeonato de bolitas y a la playa. También me acompañaba cuando jugaba al fútbol, era mi mascota. Por eso, en su honor, le puse el nombre a mi campo”. El 10 del Rojo es un tipo familiero, que se aferra a sus raíces, y conserva el carácter forjado en el barrio, donde surgió la picardía y el coraje para jugar.
-¿Qué te genera estar en el campo? 
-Primero es un entorno muy sano, que siempre me gustó. Me apasiona todo lo que tiene que ver con los caballos. Además, estoy con mi familia y lo disfruto al máximo. Allí practico la tradición gaucha y mi futuro será trabajando en él.
-¿Cómo es la celebración gaucha que organizás? 
-Hace siete veces que realizo la fiesta del gaucho en la ciudad. Hay destrezas con caballo y eventos musicales. Es a beneficio de instituciones de quimioterapia y de discapacidades de la zona. La verdad que ha funcionado porque la gente se arrima y colabora.
-¿Cómo es tu pueblo? 
-(Sonríe) Hay una canción que dice: “Visítelo a Juan Lacaze y le aseguro que no se irá más”. Es una ciudad donde se vive el fútbol y en cuanto a las actividades depende mucho de la fabricación del papel y, años atrás, de la pesca. Es un pueblo lindo porque tiene costa, fútbol y candombe. Allí están mis amigos de la infancia, mis familiares. Y lo bueno es que todos nos conocemos. Por esa razón, cuando tengo vacaciones siempre voy para allá.
-¿Sentís que representás a Lacaze cuando jugás? 
-Sí, me gusta nombrar a mi pueblo. Siempre me decían: “Vos sos de Colonia”. Y yo les aclaro que soy de Juan Lacaze, que pertenece al departamento de Colonia, pero que está ubicado a 45 kilómetros. Es que hay cierta pica, ja.
Cebolla es un futbolista de nivel internacional, ganador de 17 títulos. Jugó en Peñarol, PSG, Benfica, Porto, Atlético de Madrid, Parma y Gremio. Sin embargo, a su currículum le falta un ítem importante: el fútbol argentino. Allí aparecieron el Rojo y San Lorenzo, aunque el charrúa no dudó al definir.
-¿Por qué elegiste jugar en Independiente? 
-La decisión fue muy complicada porque gracias a Dios había muchas ofertas. Mi idea siempre fue jugar en Argentina. Elegí venir acá por el calor y la pasión de la gente. También porque hacía diez años que estaba en Europa, entonces hablé con la familia y era un buen desafío. Le consulté a Victorino y a Viruta Vera sobre el club y firmé.
-¿Qué significa llevar la 10 del Rojo? 
-Muchísimo. Es la camiseta de Bochini, el máximo ídolo de Independiente que ha ganado muchas cosas y eso se respeta. El hecho que use la 10 no quiere decir que haga tres o cuatro goles por partido o que llegue a tener la historia de Bochini en el club. Creo que es muy difícil, casi imposible, igualar la historia de un fenómeno como él.
-Pero tu llegada encendió la ilusión de la gente, ¿cómo lo tomás? 
-Implica responsabilidad. Uno es consciente de donde está. Por eso, tiene que laburar como lo hizo siempre, por más que el hincha piense que puede hacer muchos goles, yo sé que no es así. ¡Ojalá que pueda hacerlos! ¿Quién no quiere? Yo trabajo para estar bien, para jugar y aportarle cosas al equipo.
-¿Qué sentiste al convertir tu primer gol? 
-Fue una doble felicidad porque el equipo quería ganar un partido que estaba muy cerrado. Por eso, hacerlo sobre la hora y vencer a Chicago vale mucho.
-Al festejar miraste hacia la tribuna, ¿se nota el aliento del hincha? 
-Sí, se siente mucho a la gente de Independiente. ¡Y más cuando están entusiasmados! Es muy bueno tener gente que te apoya todas las semanas. Uno labura para uno y para dejar el máximo por ellos.
-Contaste que terminaste acalambrado, ¿cómo te sentiste al otro día? 
-Cansado porque hacía tiempo que no jugaba 90 minutos. La verdad que me sorprendió jugar de arranque. Yo pensé que iba a entrar un ratito en el segundo tiempo, pero me tocó jugar y había que darle para adelante, nomás.
-¿En qué nivel físico y futbolístico te encontrás? 
-No puedo decir un porcentaje, pero sí que me siento mejor. Ahora estoy contento porque he podido jugar estos últimos dos partidos sin sufrir lesiones.
-¿Para qué están? 
-Independiente está para hacerle frente y jugar de igual a igual contra cualquier equipo. En este plantel hay fuerza, hay calidad y un grupo bárbaro. Estamos para pelearle a todos.
(diario Olé)


sábado, 12 de septiembre de 2015

Un clásico táctico, disparador de esperanza

El sentimiento, los trapos, los recientes y potenciales tristemente célebres pasacalles de Bebote que seguro nuestros medios detractores reproducirán hasta el hartazgo, sumada a la dolorosa lesión del Kun matutina y el gozoso deseo de nuestros enemigos por cortar la racha, obligan a Independiente a un plus que debe exceder la pasión.
"Los respeto, son un muy buen equipo, pero tenemos una leve ventaja, jugar en casa, los muchachos quieren ganarlo y yo también", tiró hace un par de días Mauricio Pellegrino, en una de las escasas y promovidas declaraciones rojas de la semana. También, el flaco destacó que no hay que perder del foco, aún con el marco y ese parece un buen consejo.
Mientras uno lee a decenas de hinchas ilusionados por un mediocampo que difícilmente surja o se vuelva perfecto (hoy el combo: Torito, Cebolla, Mancu, es  más un propósito mágico que una realidad), yo le pongo fichas, como siempre, a los que están.
Celebro que los laterales tengan una revancha personal y espero que los tribuneros dejen de bardear por que sí. Es más, sería bueno que ninguneen al nabo de Noir y que la energía para putear a la academia, la guarden para el ingenio post 90 minutos. En cambio, apuesto a que los dos de nuestra cantera, Benitez (que me cerró el pico) y el Tucu Trejo (con esa sucesión de la mala fortuna), alegren la tarde soleada.
Además tenemos el combo de delanteros, Vera y Luquitas Albertengo, cuyo amor propio puede ratificar esa dupla exitosa, ahora con camiseta roja. De Lucas destaco siempre su humildad, del uruguayo, las ganas de sumarse cuanto antes a nuestras filas. Algo parecido ocurrió con el Marciano Ortíz y no debemos perderlo de vista. El tipo peleó contra su cómodo presente granate para "ganar algo con un grande" y eso también lo coloca en un lugar especial dentro de este mediocampo. Ah, contra el globo, estuvo a la altura de las circunstancias.
Jesús es una incógnita, su orgullo arrastra al resto, pero a veces se corta solo, ojalá la charla técnica le de la confianza necesaria. Capítulos apartes para el Ruso Rodriguez y los centrales. El Hart de Avellaneda debe pelar el plus de capitán y cargarse a todos sus criticones. Pelle debe gritar más y Cuesta tomarse su revancha personal, después del fallido clásico anterior.
Mis últimos fichines están en el banco, con el Gato Lucero más optimista, Matías Pisano (que se ilumine e ingrese hambriento), el Pibe Vitale y Pereyra Díaz, para confirmar que su llevada no ha sido en vano.
Sociedades, paciencia, algo de malicia y mucho de atrevimiento, nos acercará a Saja. El libertadores de América hoy debe liberarnos también de tanta mufa arrastrada, de tanto maleficio.
El banco no tiene un loquito, si no un tipo que parece saber soñar, pero con criterio y los ojos abiertos.
Aguante el Rojo #Elclásicoylacopa y la consolidación definitiva de un despegue necesario.








domingo, 6 de septiembre de 2015

Cómo editar al Rojo

Y, nos provocan, nos provocan siempre. Si ganamos es sin merecerlo o por un error ajeno, si perdemos es un resultado justo y, si empatamos, es como si hubiésemos perdido. Poco importa la sinceridad del técnico "en dos partidos perdimos cuatro puntos", acá lo importante es calentar al hincha de Independiente en la previa del clásico, meterle presión hacerlo sentir mal.
En este sentido, los duchos o los que ya sabemos de qué viene la mano, no podemos sorprendernos si Olé elige una foto de nuestro técnico risueño con el título "Es una decepción"¿cuál es ahí el verdadero mensaje? También digamos que conceptualmente no es correcto poner "le pinchó el globo", con nosotros como destinatarios. Apenas una provocación, una de las cientos de miles que elige este pasquín simil diario para dedicarse a nuestro querido rojo.








¿Qué propósito tiene Olé al elegir esta foto en contraste con los dichos de Pellegrino?


En tren de ver otras ediciones, detenernos en las de FPT, es un poco más complejo. El canal oficial, elige obviar las repeticiones de supuestos fuera de juego en contra de nuestro loado club. En cambio te dan una imagen de unos minutos antes y evitan una polémica que nos favorece. 
Algo parecido ocurrió con el foul que recibió Tagliafico, el lateral que hizo un gran partido y que los comentaristas eludieron al momento del golpe que le propició Espinosa. La TV pública? Bien gracias.
Todo esto al margen de que Ceballos se olvide de las amarillas por faltas alevosas como la que recibió Pereyra Díaz, o invente una en la jugada final del partido. 

Vieron el codazo de Espinoza???
https://twitter.com/SiempreCAI/status/640285900098904064

Ya sé, ustedes hinchas, colegas o simpatizantes dirán que el equipo no juega tan bien, criticarán al Ruso porque no sale bien (lamento decirles que salvo el moco del pelotazo que recibió el delantero de Huracán, en este partido Rodríguez salió todo el tiempo con criterio y descolgó un par de centros de riesgo), se sumarán al cancionero de los relatos en contra nuestra del programa favorito y editado a la medida de Máximo y se sentirán molestos sin saber muy bien por qué, aún cuando el equipo haya tenido un segundo tiempo estupendo.
Atentos, entendemos que los que no quieren que Independiente mejore, están deseando ver sangre. 
Y la sangre, aunque se resistan, es de un solo color. 
El nuestro. 
Saber qué será de ella, depende de mirar con más criterio y de no engancharlo con editores hinchas de otros clubes camuflados en el pseudoperiodismo.
Pd: vean cómo cubre hoy Independiente, Futbol Permitido, cuando se refieren a él, hablan de cualquier cosa menos del juego los panelistas, temen molestar al editor mandamás de este ciclo.
Ah y que después no bajen línea en contra de la violencia. Hay mucho barra ponchando cámaras y borrando imágenes inconvenientes.
 

martes, 1 de septiembre de 2015

Las notas de siempre

¿TYC O TOC?
¿A que adivino? Les apuesto lo que quieran que durante esta mañana estuvo Tato Aguilera desde el Pedro Pompilio? No tenía el equipo de Boca confirmado pero los once debían estar más o menos por la lista de siempre.
Me juego que los de Sportia usaron la cortinita roja de alerta para decir que después venía la nota del Patón Bauza, algo importante se debe estar gestando desde San Lorenzo.
¿A que Cocca se mostró preocupado pero conforme en relación a los delanteros de Racing? Y si te quedan algunas dudas, ya vas a ver cómo esas notas siguen desde la tarde a la noche, sin escalas.
El capitán Escarlata Diego Díaz (¿vieron cómo mueve las manos?) se mostrará inflexible para quienes intenten criticar a Carlitos Tévez (si el palo viene del kirchnerismo, ni te cuento) y con cierta osadía le augurará un retorno complicado a Orión.
Gastón Recondo resumirá a la medianoche el día River, el día Boca reiterando lo de Juan Cortese de la mañana y el resto de la jornada, lo de Tato Aguilera (sí, en el Pedro Pompilio) y hasta le tirará un centro a alguna de las preguntas "punzantes" de Marcelo Palacios. Este es un experto en hurgar sobre los gustos costosos de los jugadores, pedir penas duras para los hinchas de cualquier naturaleza ("los negros no garpan"), bajará alguna línea en relación al exitoso presente de los talentosos dirigentes del fútbol, especialmente Angelici, Donofrio y Marcelo (ah, también Victor Blanco, que suele pautar che) y se jactará por reemplazar al hoy devaluado y siempre verborrágico Bonadeo (hijo), mientras bardea la mirada nostálgica del fútbol añorado por Pagani.


Por suerte el zapping es una alternativa sana. A ESPN le vale las numerosas notas periodísticas, pero también los móviles y las conferencias de prensa diarias. Todas útiles y necesarias: Lamens quiere a SL en la libertadores de 2016, Blanco cuenta cómo le gustaría que Milito siga hasta fin de año (¿alguien pensó en otra opción?), River ya se imagina con Barcelona, Boca se prepara para el domingo (¿los otros no?) y tantos detalles útiles para el apetito del futbolero medio.

Dejemos a ESPN del mismo modo que la emisora abandonó al Ruso Verea, sin motivos claros, aparentemente y vayamos al canal de verdad, sí Fox Sports. 90 minutos no tiene desperdicio, hay debates que podrían ser interesantes pero bueno, el panel ya está armado.
Tenemos al vocero de Olé, de paladar popular (sus tapas lo confirman, sus ventas no tanto, claro está), el bueno de Titi al que todos cuidan y respetan (dirigentes de clubes y políticos, principalmente), el Cai Aimar, que representa la dignidad del DT (sin obviar algo de malicia hacia el medio y a los camarilleros que atentan contra el noble trabajo de los directores técnicos.
Cascini que banca a los jugadores a como de lugar. El Chavo que, cual converso, realza el bien común de la dirigencia, el fútbol efectista y hasta realza a aquellos equipos que juegan en contra de su histórico paladar ("Soy del Docke", suele definirse para justificar su cambio de rumbo o abandono rojo)
También está un empresario que dice ser periodista de River, el profe Pellegrini, en una suerte de sostén del ventrílocuo que lo articula a distancia. Pero no seamos injustos, los pibes que siguen a los clubes son todos buena gente sin excepción. Se bancan los largos minutos de los nodebates para meter segundos de información, si las vedettes del ciclo presente.
Ah y está el Pollo Vignolo. La versión pícara del Arana futbolero que entiende a los futbolistas y es buen amigo. Que se enoja por las condiciones de los campos de juegos, la falta de seguridad en las canchas, la arbitrariedad de algunos árbitros, pero sabe destacar "lo apasionante del campeonato", líderes convenientes mediante.

A no desanimarse que también las radios dan una chance al seguidor del noble deporte. Ahí, vía twitter, Gustavo López o AmericanCloss te adelantan las declaraciones de algunos de sus entrevistados.
"Ahora el Patón en Un buen momento", Bauza: "quiero ganarle a Boca", "Bauza, la de Más era para amarilla", Arruabarrena: "el equipo está casi listo para jugar", el vasco: "Sé lo que pueden dar mis jugadores", Cocca: "A Bou lo veo bien, el domingo será importante", Donofrio: "Somos campeones de la libertadores y eso pesa"...En fin, tanto a uno como otro pónganle la declaración que quieran.

No es de investigación, pero qué lindo que es el periodismo deportivo, no? Y eso que no nombré al candidato bonaerense del Pro, ese que vende seguros y juga...bue, el alter ego del vendedor de Pittilanga (Ravinovich que lo estés gozando a Niembra donde te toque estar) En un rato me voy a la redacción donde los duelos pasan por el puntaje, las dudas existenciales que ocupan a algunos colegas (fue orsay o no, juga el 3 en lugar de Mas?) Eso sí, todos sin excepción, evocarán a Panzeri y Ardizone. Para más tarde concluir sabiamente que a este fútbol no lo cambia nadie.

pd: me olvidaba, a veces en 90 minutos se suma un buitre que se dice de Independiente y que en nombre del honorable colegio de árbitros, sadra o AAA, cuenta cómo viene la rosca dirigencial. Un hombre probo.

pd2: la crítica no es a los colegas, si no a la falta de profundidad en los criterios de edición. Los que ponen la caripela no hacen más que sostener una dinámica pasatista, para eso prefiero a otros expertos.





Otro Pellegrino

Sin látigo, ni obediencia debida, con un sentido común que asombra, donde no falta ni la relación del fútbol con la violencia presente, la educación, los lugares comunes de quienes se la saben todas en el deporte, Mauricio Pellegrino acepta una entrevista distinta.
Recomiendo escucharla sobretodo los últimos 7 minutos.
Para hinchas rojos que tienen más que una número cinco en el balero
Ah y un chiste de borrachos contado por él sobre el cierre.

https://www.mixcloud.com/Comotevaok/mauricio-pellegrino-01-09-2015/

Menjunje que va más allá del fútbol

Son días de desinformación periodística en muchos sentidos. Y se nota sobretodo entre los cronistas deportivos. Las NOnoticias que surgen desde Viamonte surcan más la convicción de no ser tan precisos en torno a roscas varias y compromisos de los respectivos medios.
Decir que Segura miente, hoy por hoy es sencillo, su poder entre las sombras es relativo, entre los lamparazos que generan las distintas fuentes encolumnadas en las espaldas de Marcelo. Y en este menjunje que va del regreso de los visitantes, las reuniones secretas de Tinelli con la gente del Nacional B, la pelea por la fecha que pudo haber no sido y que finalmente fue, en esa
medición de fuerzas entre el Cuervo y Crespi (coequiper de Segura en esta parte del baile), el renunciado que no fue retornado, etc, etc, ahora el conductor de Showmatch decide contar que el o los intrusos de ayer, en pleno baile griego, tiene más que ver con los aliados voluntarios de Chiqui Tapia, ergo, Moyano está cerca.
Sin embargo, las huellas que dan las incontenibles redes sociales que tanto perturban a quienes hegemonizan los mensajes, revelaron que no fueron compañeros del gremio camionero y sus derivados, los que se manifestaron, si no gente en representación de los recientemente despedidos trabajadores de Cristóbal López. Cuarenta, es el número que desde hace casi dos meses logran colarse entre twitter y facebook reclamando una reincorporación que no llega y que los popes de la comunicación argentina, evitan mostrar, sean del bando que sean.

Y ahí están los lectores de La Nación diciendo que Cristóbal, el empresario socio y dueño de Ideas del Sur cuyos productos transitan entre El Trece y C5N, (Clarín y ¿la contra?) en realidad es K, mientras quien sueña con el cetro de Julio Grondona no se cansa en repartir elogios a Mauricio, se exhibe como la imagen comercial de Provincias Seguros y, mientras hace cuentas para que llegue el 1 de marzo de 2016 para presidir la AFA, combina reuniones con la gente de FPT, con Hugo Moyano y con dios y María Santísima, de ser necesario. Al Papa, al menos, ya lo supo aprovechar.
Y quien intente recorrer este menjunje, insisto de manera liviana, perderá de vista que los muchachos de América o La Red, TyC, Fox Sports y aledaños, aspiran a que Marcelo tenga su chance. Y que, detrás de sus espaldas se dirima el bolonqui de Godoy Cruz, la pelea del interior y la Capital por los descensos y reparto de divisas en el fútbol, la televisación a futuro, el marketing de la Selección. Qué él se haga cargo de los pro y los contras del oficialismo, el nepotismo futbolero enquistado en el segundo hogar de Don Julio y lo que venga.
Que Marce resuelva y nos diga lo que tenemos que hacer. Nosotros ejecutamos, deben pensar los empleados del deporte. Cualquier solución será mejor que un Chau, chau, chau que termine dejándolos en banda.

http://personajes.lanacion.com.ar/1824038-bailando-por-un-sueno-un-hombre-irrumpio-en-la-pista-de-baile-y-protesto-contra-el-socio-de-marcelo-tinelli-cristobal-lopez

lunes, 24 de agosto de 2015

¿Te están durmiendo Independiente?

@rsvolpi y un informe excelente te están durmiendo, #Independiente http://www.locoxelrojo.com/independiente/2015/08/24/te-estan-durmiendo-independiente

viernes, 7 de agosto de 2015

¿Probaste el coctel antirrojo?

La respuesta lamentablemente es SI. Te pasa cuando ves a una movilera haciendo gala de su condición racinguista (aunque ella lo disimule de a ratos) y le agradece a Diego Vera, la nota "a pesar de estar molesto por el frío", o al aludir el tema "del fantasma de la falta de gol" a Pisano. No seamos ingenuo.
Gocemos por ahora de la ilusión de armar un plantel serio. Con uruguayos que coinciden en cantidad (4) con los años de mozos y cosechas inolvidables. Vera sigue señalando el camino. Mal que les pese a Olé y sus editores gallinas.


Ni qué hablar de Branca muriéndose por ser olfa de su producción en Futbol Permitido.
Vignolo mofándose del cronista que cubre Independiente con cualquier comentario que exceda al fútbol, dejándolo pagando con sus informes, no tomándolo en serio. Algo parecido hace Mariano Closs, Gustavo López, Marcelo Palacios, el propio Bonadeo. Realzan los defectos del club, del plantel, de sus dirigentes, por supuesto y de quienes a nosotros nos averguenzan como hinchas (Bebote, a la cabeza) y que sacan del freezer, siempre para compensar algún buen veranito o etapa de bonanza para el Rey de Copas.
Y la verdad, que Moyano en tal sentido les viene como anillo al dedo. Ninguno habla de la deuda de River, presentan a su presidente como un dandy inglés. Qué decir cuando las notas refieren a Tinelli, ahí, el mote de empresario exitoso prima por su costado de dudoso gusto como productor televisivo. (Y eso que muchos que se dicen periodista serios, se pusieron alguna vez en otra vereda del creador del Bailando).
A Víctor Blanco se le perdona todo porque es empresario, nadie acota su vínculo con Bossio, de qué modo limpió las deudas académicamente históricas.


En cuanto a Angelici, la clave hoy es Carlitos. Al presi de Boca, sí le disimulan las eses que deja en el camino, el trazo fino de la falta de oratoria se realza para mofarse del camionero rojo. A quien no critican pero juegan con miradas la idea de tenerle miedo.
Hace un par de años, compartiendo la mesa con otros editores periodísticos, la gran preocupación de la empresa de diarios y revistas pasaba porque los camioneros ganaban más que cualquier profesional ordinario. La queja al momento de elaborar notas era que "los tipos ganan mucho", algo así como"hay que bajarlos". En lo personal, entiendo que Moyano como político perdió su rumbo y que el rojo, aunque suene paradójico puede encarrilarlo, si comprende cómo es el medio.
En verdad, a Hugo no se lo bancan por sindicalista y morocho y eso, en un ámbito donde el fútbol va día a día maquillándose y disimulando sus miserias con silencios cómplices se va acrecentando día a día.
Ninguno de los paladines audaces de la justicia, hoy se acuerda del Rafa Di Zeo, de los borrachos del tablón, la guardia imperial y Cogorno, de Sandokan, ese barra de Marcelo que apretó a Mercier.
Mucho menos desean hablar de la connivencia poder-corpo-tyc-Burzaco.
Como sea, bajo la lluvia, los hinchas rojos copando la cancha granate, se bancan que Lanús le apague las luces y los deje librados a su suerte. Recuerdo volviendo del Libertadores y un corte accidental callejero. La voluntad por echarnos nafta a nuestros sueños es infinita.
Afortunadamente, hay un desarrollo táctico en el juego del Rojo que nace de la mano de Pellegrino, una capacidad de la CD, que me va cerrando el pico y un sentido de pertenencia entre club e hinchas que supera los esfuerzos recurrentes de los medios por humillarnos y dejarnos solos.
El cóctel antirrojo continuará. Pero estamos vivos. Sólo falta avivarnos y no darle letra a los miserables.

jueves, 16 de julio de 2015

Por qué nos pelotean con el horario

Se lee habitualmente, entre hinchas rojos, que a Independiente nunca lo respetan con el horario.
La queja que ya tiene mucho de resignación, podría apuntar sin inconvenientes a los herederos de Grondona, con Luis Segura a la cabeza.
Sin embargo, ya es tiempo de despejar y despojar a los funcionarios jerontes en tal sentido.
La verdad es que los peloteos con fechas, horarios y canales a Independiente tienen mucho sentido. En un semestre confuso con resultados mediocres, el Rojo ratificó
su gran convocatoria, conservando el tercer puesto entre los equipos más vistos de la television, aún sin la grilla fija de Boca y River, del domingo.
Telefé obtuvo grandes dividendos en tal sentido durante los sábados a la noche, superando los diez puntos de promedio, con el equipo dirigido por Almirón.
Consultando a Television.com
en relación al cálculo del rating de los equipos, las respuestas me permitieron entender que detrás del acumulado, obviar algunos partidos, incidía a favor o en contra del promedio general y que, contra algunos supuestos equipos populares, los números de la televisión no se correspondían con el marketing vigente, así, los promovidos Racing y San Lorenzo desde la pantalla, quedaban debajo de Rosario Central e incluso, de Lanús.  Nobleza obliga, de respetar este portal todos los partidos de la primera ronda, el líder de la lista no sería el club xeneize, si no las gallinas.  Otra aclaración, es cierto que el rating de los equipos más humildes también subía en relación a enfrentarse con los grandes.
Ahora, con la segunda parte, desde AFA, vuelven a cambiar las reglas. Así como el portal de la tele, decidió empezar todo de nuevo, la buena performance de la tevé pública con la copa América y las instancias de cuartos y semifinal de la libertadores, los llevó a volantear algunas pruebas, al margen de la pelea directa contra PPT. Es que ya no es sólo el duelo K con El Trece.
Debemos entender que así como las mediciones de IBOPE, definen qué programas son exitosos y por ende, arrastra a las empresas y auspiciantes a poner su dinero en ese horario, la a veces discutida forma de medir el rating, más que orientar, actúa casi como una solapada manera de manipulación.
Son 800 los aparatitos (piper meter, tal su nombre) distribuidos en CABA y GBA, más las instrucciones de dicha a empresa a mirar tele. A cambio el voluntario espectador, recibe curiosos premios, por acceder. El acto voluntario del sujeto se impone, pero quién puede negar el efecto contagio. De hecho, tanto el zapping como la, cuanto  menos extraña fidelidad del televidente, genera interrogantes en relación a los "fracasos televisivos".
Ahora ustedes dirán "macho, yo quiero ir a la cancha, qué me querés decir con todo esto, al Rojo lo cagan y punto y hasta último momento no sabemos si vamos como este domingo a las 15 o a las 21 y 30". Y tienen razón, pero esa duda no es inocente. El último domingo el Rojo fue por América, el único canal que no mueve el amperímetro del rating con el fútbol, a ellos, aunque suene grosero, FPT no les suma ni les quita nada. En cambio, el duelo de Racing con Newells, sí fue efectivo en Telefe. Igual el canal de las pelotas también se comió varios sapos en torno al balón pie.
Hoy por hoy, a tres días de jugar contra Temperley, al rojo le toca por primera vez el prime time, sólo porque el ballotage porteño lo pide. El programa Fútbol Permitido, continúa más tendencioso que antes y cumple con las requisitorias oficiales de alabar al último campeón (el cuadro de Máximo), hacer los deberes con los grandes y mantener un buen vínculo con el club del principal aspirante a ocupar el sillón de Rivada..perdón de Don Julio. A Marcelo, digámoslo, lo tienen ahí, porque puede ayudar.
¿El Rojo? El Rojo sigue más contralacorriente que nunca. El corset que le significa la imagen del presidente Moyano, sumado al desdibujado rol en su política nacional, más los confusos aportes de Ritondo y otros dirigentes, hacen que además de perder peso a la hora de pensar el  horario, le suceda algo similar al momento de pensar en los árbitros, en la participación de las decisiones de AFA, en la discusión de los ingresos por tevé, etc, etc.
El rating es nuestro, por ahora. Igual, que nos toque jugar de visitantes antes Temperley (¿se percataron cómo se ven las transmisiones desde esa cancha?), es una manera de quitarnos puntitos. Acaso el cuñado de Grondona, ese que emula a la ciudad sepultada por el volcán Vesubio, sí, Pompei, quizás nos suba unas décimas al anularnos un gol legítimo o echarnos a Lucas Albertengo.
En todo caso, lo que nos sumará como espectador, nos quitará como equipo. Y en eso, no hay que perder algo de vista, "la contra no se pierde nunca una oportunidad".
Ojalá me equivoque.




 

Pases y rosca antirroja interminable

Fue más de un mes y medio de humo. Todos los medios, sin excepción, partidarios y "nacionales", se mofaron de la falta de criterio general de Independiente al momento de lograr alguna incorporación.
Así, Denis se volvió Cauteruccio y, de golpe ahí vimos como el coqueto taladro de Noir, aceptó corriendo mudarse a Avellaneda, más por una necesidad de la academia de demostrar que todo lo que desea Independiente lo tiene. La de ellos es una billetera de cheques en Blanco, vía Victor y su amigo ANSES.
Después siguió Boca con Tobio, buena suerte le deseamos al ex Vélez, Marcelo con el Cebolla no se quedó atrás. Su buen vínculo con el Cholo Simeone (tremendo el lobby promovido del mandamás de Ideas para borrar a Martino por su amigo del Atlético), generaba desconfianza y una mínima ilusión diabólica, pensando que el poder cuervo, volvía a relegarnos con billetes.
Verón tampoco se quedó atrás en tal sentido. Enfurecido con nuestro atinado y sensato técnico flamante (después de ver al pincha sufriendo ayer con la Copa Argentina, entiendo que a nuestro querido Gabi le falta rodaje en ese rol y que a  la cama a Pellegrino, le puede seguir una similar para nuestro referente, vía bruja), soñó con traer a José Sosa, luego de oír nuestro pedido y resistió hasta último momento el pase de Vera, sólo para demostrarnos que el nuestro, además de ser un equipo en formación, no tiene los avales políticos de los jóvenes nóveles y aspirantes de la AFA.
Acaso Marón, de Lanús, aún a regañadientes, terminó destrabando la pesadilla roja, mérito a un obstinado Marciano Ortíz, que demostró que no todo es guita en esta vida. ¿lo entenderán también nuestros dirigentes?
No conformes con las cumplidas contrataciones de Independiente, ahí están Olé & Cía, más Closs y el Pollo, preocupándose por el bienestar de Riaño, Valencia, Breintenbruch y el tractorcito de nuestro campo de juego.
Lo de Olé supera lo inimaginable, poniéndole al Kun una camiseta de Alvarado, un título similar al del regreso de Carlitos a Boca. Ahora, el diario deportivo y berreta de la Noble, hace los deberes y habla de "Cebollitas", temiendo que el volante uruguayo, finalmente no acceda al Cuervo. En esto de ser alcahuetes, ningún medio se olvida de hacer los deberes. A propósito de nada, siguen las notas a los buenos de Cocca y Bauza, alardeando su presente de la nada. Las no notas, que les decimos en los medios.
Por el momento, el Rojo se arma, tiene un DT sensato y ojalá cierre esta etapa con una salida decorosa de Fede Mancuello. Y si se queda, que no le talen el bocho y todo el infierno lo distinga por su sacrificio, entrega y cariño rojo.
Y ellos, que minimizan a Gallardo bajándole el pulgar al Payaso, que editan el regreso del Apache, borrándole la foto con Di Zeo, que dan sólo un par de minutos a la nota de un nuevo pibe pegándose contra un paredón, para no dañar a los poderosos. Que borraron a Burzaco de su agenda aunque, cual Blatter, siga marcando directivas como quiera. Ellos que esperan la inhibición de nuestro club para frenar los envidiables regresos al plantel. Que ellos la cuenten como quieran.



 

miércoles, 8 de julio de 2015

No es sobre el Rojo, pero sirve para aprender

El paraíso

 
Messi, bajo la mirada ajena.  Foto: @Domenechs
El periodista de TV grita y golpea la mesa con su puño. ¿Estará hablando del ejecutivo acusado de pagar sobornos para televisar la Copa América? No. Él, y otros igual de indignados, son fiscales de Leo Messi, el crack que llevó a la Argentina a dos finales en menos de un año. Lo acusan de no haberlas ganado. De no ser como Maradona, mito eterno. México 86 es el título inolvidable. Más que ese título, el único que logró en 27 años con la selección mayor de Argentina, Diego fue símbolo porque fue capitán en tiempos en que los clubes europeos se negaban a ceder a sus estrellas. México fue su Mundial perfecto. Alemania, es cierto, lo anuló en la final. Pero a los 83 minutos Diego tocó genial de primera al vacío para que Burruchaga anotara el 3-2. Messi, elegido mejor jugador en cuatro de los primeros cinco partidos de Argentina en la Copa América, tampoco se lucía en la final del sábado. Hasta que en el último minuto escapó a la triple marca, a los golpes, y fabricó el espacio para correr por fin hacia adelante. "El genio que frotó la lámpara en el momento justo", preparaban el título los noticieros. Pero faltó Burruchaga. Y el coro de fiscales descubre ahora que Messi, que sigue sin cantar el himno, no corre de un lado a otro, no se golpea el pecho, no insulta y ni siquiera llora. Messi nunca se declaró el dios del fútbol, tampoco se victimiza si las cosas no salen y, menos aún, se compara con los demás. Pero lo endiosamos, lo victimizamos o lo acusamos. Capitán indigno.
El coro de fiscales descubre ahora que Messi, que sigue sin cantar el himno, no corre de un lado a otro, no se golpea el pecho, no insulta y ni siquiera llora. Messi nunca se declaró el dios del fútbol, tampoco se victimiza si las cosas no salen y, menos aún, se compara con los demás
La Web reproduce al infinito al periodista furioso de la TV, al título "Messi cagón" de un importante diario español y a los agravios a la presidenta Michelle Bachelet de un relator argentino más anónimo. No importa quién. Importa que insulte. Da rating. En la TV los noticieros "enfrentan" a periodistas de opiniones opuestas para que griten Messi sí o Messi no. Analistas "serios" de la política y la economía afirman que su abuela habría disparado mejor el penal. Y "también están aquellos que -como dice el blog La Pelota que viaja- consumieron del bidón y quedaron drogados para siempre". Cercanos a Messi deslizaron en las últimas horas que, supuestamente, Leo está harto y evalúa "descansar" de la selección. Los fiscales deberían exigirle que juegue los partidos previos. Que lo necesitamos para llegar a la final. En la última temporada, Leo cargó muchas veces él solo con un Barcelona que ahora corre más y juega menos. En la selección, es cierto, todo le costó siempre más. En la adversidad, si no hay sociedad, Messi puede bloquearse. Hasta los tiros libres se le van afuera. Sí, es un crack imperfecto. Raro que, ya consciente de eso, Martino haya preparado el sábado un equipo que, primero, buscó anular al rival. Que cedió la iniciativa tan declamada. Cuentan que, tras la derrota, Leo no quiso retirar el premio de mejor jugador del torneo. Mascherano, al borde de las lágrimas, dijo que quizás el problema -no ganar- era él. Sí, Mascherano. Único doble oro olímpico en la historia del deporte argentino.
Somos tan buenos que, si estamos en la final, ganamos antes de jugarla. Porque "salir segundos -nos machacaron especialistas de TV durante alguna década ganada, o perdida- no sirve". "¡Es Chile!", grita otro periodista en la TV Pública. Chile, sí. Que lleva un siglo esperando un título. Que en 2014 bailó por momentos en su propia casa a la Alemania que luego fue campeón mundial en Brasil. Y que juega de local, con las ventajas históricas del anfitrión (la Argentina sabe de qué se trata). No es el Brasil 70, claro, pero Chile lleva años sabiendo a qué quiere jugar. La final no tuvo buen fútbol porque el "Pitbull" (Medel) le ganó a La Pulga. Pero Chile, si bien más controlado en ataque, fue más fiel a sí mismo. Buscó el centro del ring apenas comenzó el partido. Mal o bien, es lo que hace desde que asumió Sampaoli, tres años atrás. Había aprendido a hacerlo antes con Bielsa, el hombre que, dicen todos en Santiago, modificó la mentalidad del fútbol chileno. En la Argentina, en cambio, muchos lo consideran "un perdedor". Bielsa dijo alguna vez que admira la competitividad del jugador argentino. Pero no le gusta que esa mentalidad se deba más al "miedo a perder". Porque en la Argentina, afirma Bielsa, "es más importante haber humillado a otro que haber ganado". "¡Qué lástima -dice un psicoanalista cercano- que creamos que el desprecio será el estímulo para crecer". El colega Alejandro Wall ve al menos un "avance": antes, la pregunta era por qué Messi no rendía con la Argentina, ahora es por qué no rinde en finales. "¿Por qué Messi -ironiza el tuit de @refutador-no nos salva de nuestras vidas mediocres y nos lleva al paraíso que nos merecemos?".