miércoles, 10 de diciembre de 2014

El escudo ante todo ¿lo qué?

Mientras los partidarios obsecuentes hacen filas con la ilusión de renovar la pauta moyanista para el 2015, los periodistas olfas se pelean por dar la primera lista de limpiables de Independiente. Por supuesto Tula lidera la lista, con lesiones y yerros varios. Claro que en verdad, los que partirán, contradice al discurso noble y gremial de un líder sindical que tiene más de rey que de dirigente colectivo: tipos que bancan al plantel, que intentan dejar alguna enseñanza y que, aún en la senda final buscan reivindicar el camino recorrido, Pocho, Rolfi, el mismo Penco, orgulloso de los colores, Vidal, ¿Bellocq? ¿Pisano? ¿Ruso?
Como sea, que la memoria los borre cuanto antes, pensará esta "lúcida" y personalista comisión.
Paradójicamente, quien lidera al "nuevo" Independiente, lo hace desde el gremio (donde se firmaron renovaciones varias y se cocina la futura torta), como un cacique.
No porque la cultura indigenista sea errónea en si misma; bueno, para salir de metáforas evidentes, mejor pensarlo como un Hoffa, mandamás que busca el bien común, bah, otro don Julio, hábil en las batallas callejeras, pero más de cabotaje.
Ahora cocinan todo borrando nuestros nombres propios, para transformarlos en metas incalculables, creen que el prestigio se compra. Que la hidalguía es darles una pensión a la viejas glorias rojas, borrar lo logrado hace unos meses como sea y a lavar, a lavar mi vida.
Así Almirón suma sus conocidos de Godoy, espera llegar al número 18 (más o menos los jugadores que contrató su rival Cocca) para dejar contento al otro jefe en las sombras.
¿Y el Rojo? Bien gracias.
Escucho audiciones que se hicieron puristas con Milito y cantaron eso del Escudo ante todo, para mejorar su imagen. Mentir para durar.
El padre del Kun no ve la hora de que la siembra de nuestro último ídolo exquisito, salpique a los pibitos que le siguen, aquí o donde sea.
Por eso cuando hablan del escudo, uno no puede dejar de pensar en ¿lo qué?
Seguramente, cambiarán Libertadores de América por Ricardo Bochini, con justicia y de paso, nos cuidamos el culo.
A ver si los bosteros, hábiles en esto de hacer negocio, nos igualan y el nombre del Estadio, que emulaba un propósito más grande, queda castigado por estas tres (nuestras) décadas infames, futbolística y administrativamente hablando.
Encima se mueren por sacarse de encima a Federico Mancuello. El único que con sacrificio trabaja para ser referente y dejar algo.



Acaso la nobleza no sea más que una fallida metáfora de tipos que soñaron con un club grande en serio.
Como papeles en el viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario